..
..
..
..

7.3.10

Me cambió la vida. No sé cuándo, ni cómo, pero lo hizo. Alteró todas las partes de mi pequeño cuerpo, y poco a poco, como si se tratase de una metamorfosi, desperté. Totalmente renovada. ¿A mejor? ¿A peor? Nunca podré saberlo, pero eso sí, diferente. Como nunca antes había sido. Como nunca podré volver a ser.
Ahora veo que esas mañanas de verano, tan azules, tan verdes, tan lilas, -tan todo, y tan nada-, fueron los mejores días de mi vida. Pertenecen a esas imágenes que se nos pasan por la cabeza cuando alguien nombra la palabra ''felicidad''.
La felicidad después de la felicidad sería la nostálgia, pero yo no tengo de eso. ¿Por qué? Porque volaré. Volaré muy alto y viviré momentos mejores.
Porque hay que volar, hay que volar...

1 comentario:

  1. Sí, pero ten cuidado de que no te corten las alas ¿eh?

    ¡Beso!

    ResponderEliminar